Skip to Content

Crónica de la marcha a la macro cárcel Sevilla II. 31 de Dic.

Hoy los pañuelos han agitado el viento, lo han pintado de los colores que tenían más a mano; no eran muchos: el color de la lluvia, el color del frío, el de la rabia, el de la fuerza al sentir la respuesta.

Esta noche hemos llegado a la cena familiar de fin de año, -quienes eran esperadas para ello-, especialmente roncas, empapadas, enfangadas, y por si todo esto fuera poco, con un navideño toque policial en nuestros virtuales expedientes; nada oye, es simplemente por seguridad.

Hoy hemos rodeado el perímetro de seguridad, y dentro de la cárcel, quienes lo han tenido posible, han rozado también su propio perímetro de seguridad. Brazos, telas, voces, silbidos. Lo que podía salir de allí salió en un corto vuelo. >>>

Campos de olivos abandonados rodean el talego, megafonía de fango, y un agujero perpetuo. ¿Cómo se te ocurre irte junto a los muros a gritar, justo en estas fechas? Necesitamos una lista de gente peligrosa, poneos en fila.

Tremenda baraja de documentos nacionales de identidad. Bajo la lluvia, comienza la partida. La baraja la tienen ellos. A nosotras nos sigue quedando gritar, reír, hacer piña, empaparnos, y gritar, gritar, reír, gritar.

Llueve con ganas, y es exactamente la hora de comer. Por fin llega el relevo. No traen muchas ganas de trabajar...Podemos irnos.

Caminamos entre charcos.

Los olivos mansos, cargados, siguen tirando su fruto amargo.

Un brazo no se cansa de hacernos llegar el mensaje de quien se encuentra al otro lado, de quienes se encuentran al otro lado, al otro lado de ese brazo que se mueve entre las rejas, al otro lado de la alambrada doble. Entre las rejas, al otro lado del mundo, el brazo sigue moviéndose.

Caminamos por la carretera, todavía nos quedan algunos gritos. El brazo sigue y sigue moviéndose hasta que ya no le vemos.

Para ayer ya se hizo tarde, nuevamente, pero aún es muy temprano para hoy. Sólo yo, sola yo, me he quedado fuera de los bares. No me parecían el mejor lugar para decir claramente que el mayor delito consiste en seguir manteniendo este sistema.

(Y beneficiándose de ello).

El pasado 31 de Diciembre de 2010, un grupo de activistas convocaron una marcha hacia la cárcel de Morón de la Frontera. Nosotrxs decidimos asistir. El llamamiento que emitieron y que llegó a nosotrxs, lo plasmamos íntegro a continuación:

“MARCHA A LA MACROCÁRCEL DE SEVILLA II

31 DICIEMBRE

Hacemos un llamamiento a nivel de Andalucía para realizar una marcha anticarcelaria el día 31 a la cárcel de Sevilla II (Morón). Lanzamos esta convocatoria porque creemos que es necesario materializar el apoyo a lxs presxs en la práctica y no sólo en los panfletos. Rompamos el aislamiento, traspasemos los muros aunque sólo sea con nuestro ruido.

El sistema intenta evitar el conflicto social y moral que supone la cárcel construyendo nuevas prisiones alejadas de los núcleos urbanos, donde nadie las pueda ver, como si no existieran, aislando aun más a las personas presas condenándolas a la más absoluta indefensión, dificultando las visitas de sus familiares y compañerxs.

Palizas, maltratos, regímenes de aislamiento (FIES), dispersión, castigo, es la realidad carcelaria española actual. Cada vez más cárceles, cada vez más grandes y seguras, cada vez más escondidas, la población carcelaria sigue multiplicándose y siguen muriendo cientos de personas por “suicidios”, por enfermedades terminales, básicamente por esa enfermedad llamada cárcel. ¿Por qué el 31? Porque no tenemos nada que celebrar y mucho por lo que gritar de rabia. Porque es el día elegido para vivir la gran fiesta del consumo, la unión de la familia, la hipocresía de la entrada a un próspero año nuevo, próspero para la banca mundial, para el Estado capitalista, para este sistema que necesita de centros de exterminio donde barrer la basura de la pobreza que él mismo genera. Porque creemos que es un buen día para que nos escuchen, que sepan que fuera hay gente, que no están solxs, que sientan nuestro calor en esa fría intemperie que es la estancia en prisión.

Aproximadamente a las 12:00 de la mañana, después de reunirnos la mayoría de las personas que asistimos (unas 38 personas entonces) y de repartirnos en los respectivos coches, llegamos al camino de tierra que circunda la prisión de Sevilla II, en Morón de la Frontera. Aparcamos los coches y partimos hacia la cárcel (caminando por el sendero embarrado, mientras hacía viento y llovía) con banderas negras, petardos, bengalas y una pancarta de aproximadamente 2m de alto por unos 6m de ancho (suficiente para que lxs presxs pudiesen verla) en la cual se podía leer “Presxs Libertá!”.

Al llegar a la ladera de la colina que estratégicamente oculta la prisión, se desplegó la pancarta, se ondearon las banderas, se lanzaron petardos y se encendieron bengalas, tratando de llamar la atención de lxs presxs mientras se corearon consignas como “presxs a la calle, libertad”, “ni muros, ni rejas, ni presos, ni presas”, “abajo los muros de las prisiones”, etc. Estando allí se sumó el resto de la gente a la marcha, ya éramos unas 40 personas.

Nosotrxs, por nuestra parte, aprovechamos para repartir el panfleto que emitimos para la ocasión y que podéis leer en el apartado de “panfletos y comunicados” con el título de “El peligro de encasillarse en los síntomas olvidando la causa que los genera”.

Aproximadamente a los 45 minutos de estar allí retomamos la marcha por el sendero embarrado rodeando la prisión mientras continuábamos coreando, haciendo todo el ruido posible. Al llegar a un recodo del camino nos refugiamos de la lluvia en una caseta de campo, al lado del sendero, y continuamos hasta llegar, casi al final del camino, a una zona desde la cual podían vernos y escucharnos lxs presxs, pues estábamos a unos 500 metros y había muchas ventanas que daban a nosotrxs. Nos separaban tres vallas metálicas con alambre de espino en lo alto, un muro de hormigón, intuimos que un patio y el módulo en el cual se encontraban lxs presxs.

El viento soplaba hacia la cárcel, lo cual facilitó que nuestras voces llegasen a quienes allí estaban recluidxs. Efectivamente, no tardaron lxs presxs en ondear banderas improvisadas con trapos de diferentes colores, sacando el puño por la ventana o coreando las consignas que nosotrxs mismxs coreábamos, cual fue nuestra sorpresa, cuando de repente, por encima del muro, con un enorme palo (aún no sabemos bien cómo lo consiguieron), ondeaban una bandera rojinegra.

Tampoco tardo la policía en presentarse en el lugar, unos 8 individuos caminaban por el sendero hacia nosotrxs, eran ya las 14:00 Tras hablar con nosotrxs nos cachearon e identificaron a todxs, unx por unx. Sin embargo todo transcurrió de forma tranquila, excepto por los gritos, silbidos y consignas que intercambiábamos con lxs presxs. Estuvimos allí durante aproximadamente 35 o 40 minutos, bajo la lluvia, (mientras nos identificaban a todxs y cacheaban a los chicos pues no había mujeres policías que pudiesen cachear a las chicas).

Aproximadamente a las 14:45 nos dejaron marchar y así lo hicimos entre los gritos de lxs presxs, las consignas y los silbidos. Mientras nos íbamos, todavía hubo presxs que sacaron el puño por la ventana y nos saludaron, mientras nosotrxs caminábamos (ya por la carretera), ondeando banderas y gritando palabras de ánimo a quienes estaban presxs. El coche de policía nos seguía detrás hasta que llegamos a nuestros coches y abandonamos el lugar sin más acontecimientos destacables.

Al terminar todo, hicimos una entrevista a uno de los activistas que convocaron la marcha hacia la cárcel de Morón, entrevista que plasmamos ahora a continuación:

Grupo Pirexia.- En primer lugar, ¿quiénes convocáis? ¿Sois un grupo, un colectivo o individualidades?

Activista.- No somos ningún colectivo, somos individualidades que nos hemos reunido para preparar este acto en concreto, como lo hemos hecho anteriormente para otros actos. Actuamos de forma similar a un grupo de afinidad, pero no hemos llegado a establecer una asamblea formal.

G. P.- ¿Cuál es vuestra línea política? ¿Cómo os definiríais?

A.- Todos somos anarquistas, con nuestras distintas formas de entender el anarquismo.

G.P.- ¿Podrías describir en qué consiste la acción de hoy y qué objetivos os marcáis con este tipo de acciones?

A.- El objetivo que se busca es traspasar los muros para que lxs presxs vean que hay gente fuera que también lucha por destruir la cárcel, que no están solxs. Considero que este objetivo se ha conseguido, ellos nos escuchan y de este modo se rompe el aislamiento al que se les tiene recluídxs. Eso mismo se busca en otras acciones que llevamos a cabo (Carteos a presxs, mandar información dentro de las cárceles, etc), consiguiendo así crear una vía de comunicación directa entre lxs presxs y los grupos de apoyo del exterior. En este caso en concreto, buscábamos también ver cómo estaba la situación a nivel local y regional, unificar a la gente interesada en estas luchas, crear nuevos lazos con la gente de Sevilla y crear contactos con activistas de otras ciudades cercanas (Cádiz, Córdoba..) que se unieron a la marcha. También pretendemos que no quede sólo en esto, que sea un punto de partida, una acción con la que empezar para seguir actuando después en la misma línea.

G.P.- ¿Es el problema carcelario vuestro punto de lucha principal o es parte de algo más amplio?

A.- Esta convocatoria se ha llevado a cabo por parte de varias personas con sus diferencias. Cada cual tiene su lucha personal y se implica en mayor o menor medida en diferentes luchas (liberación animal, okupación, antiespecismo..). Dentro de las distintas ramas de la lucha contra el sistema en general, hemos visto necesario centrarnos en el tema carcelario por ser un tema de mucha improtancia que requiere mayor compromiso y continuidad que otras luchas. Si comienzas a cartearte con unx reclusx o empiezas una campaña de apoyo a unx presx en concreto, no puede ser una acción concreta y esporádica, debe ser una lucha que se lleve hasta el final, pues no se puede abandonar a la persona después de haber tomado contacto, ya que así lxs presxs perderían la confianza en la gente que les apoya desde fuera. Esto no se da en otras luchas como puede ser la liberación animal, en la cual no se crean lazos directos y bidireccionales con individuos concretos que requieren nuestro apoyo.

G.P.- ¿Qué supone para vosotrxs el sistema penitenciario y cuáles son las alternativas que os gustaría difundir?

A.- El sistema penitenciario es un subproducto del sistema global, un sistema de dominación que necesita centros cerrados donde recluir a lo que le “sobra” a dicho sistema. Se nos hace creer que es necesaria para luchar contra distintos delitos, como el robo. Pero el robo existe en ultima instancia porque existe la propiedad privada y en lugar de atacar a ese punto, que es la verdadera raíz del problema; se crea la cárcel que no es más que un complemento del problema, que ataca el síntoma de un problema mucho más amplio (la existencia de propiedad privada que genera desigualdades sociales y una sociedad de ricxs frente a pobres). ¿Alternativas? Otro centro distinto no es la alternativa. Cuando nosotrxs decimos “presxs a la calle” no pensamos simplemente en devolver a lxs presxs a una sociedad como la actual, lo incluímos dentro de una lucha más global que implica un gran cambio del entorno social. Por ello, actualmente luchamos por cambiar en todo lo posible las condiciones en las que se encuentran lxs presxs, así como el entorno en el que nos movemos con vistas a crear una sociedad distinta.

G.P.- ¿Qué opinas de la distinción que se suele hacer en los espacios de lucha anticarcelaria entre “presx políticx” y el resto de presxs?

A.- Personalmente, sigo un poco la línea de lucha de lxs presxs “comunes” en la decada de los 80, que reivindicaban una amnistía total y no sólo para lxs presxs políticxs. Realmente, entendiendo la política como la ciencia de gobernar, considero que la gran mayoría de lxs presxs son, en última instancia, presxs políticxs. Si un sistema político genera unas condiciones que lleva a un gran número de individuos a delinquir y los recluye en cárceles, estxs presxs no son más que una consecuencia del sistema político imperante y, como tal, deben ser consideradxs también como “presxs políticxs”. En general, se habla de “presx políticx” para referirse a ciertxs presxs que sí presentan una ideología más marcada y definida, sin embargo, hasta la actualidad, la mayoría de lxs presxs anarquistas nunca se han intentado desmarcar del resto de reclusxs como sí lo han hecho, por ejemplo, los nacionalistas (IRA, ETA...). Considero que debe lucharse por todxs lxs presxs combativxs que se mueven dentro de la cárcel y necesitan apoyo del exterior.

G.P.- ¿Cuáles son en la actualidad los puntos más candentes de la lucha anticarcelaria?

A.- Hay muchos puntos que se deben tratar. En los últimos tiempos, las luchas más importantes en España han sido las emprendidas en contra de las celdas de aislamiento y por la abolición del régimen FIES. También han sido muchas las luchas contra las cadenas perpetuas encubiertas. Mientras en Francia sí existe legalmente la cadena perpetua, allí se revisa el caso del presx aproximadamente cada 15 años, de modo que generalmente salen antes. Sin embargo, en España (donde, teóricamente, no existe la cadena perpetua), mediante la refundición de condenas y la doctrina Parrot (que, a pesar de no estar aprobada legalmente, ya se aplica en presxs actualmente) se dan numerosas situaciones de presxs condenadxs de por vida. Otro punto a destacar es el tema de la dispersión de lxs presxs. A lxs presxs más combativxs se les traslada continuamente de una ciudad a otra, de modo que dificultan mucho las visitas de sus familiares así como el seguimiento de sus grupos de apoyo y no dejan que puedan organizarse con otrxs presxs para luchar dentro de las cárceles. El trabajo dentro de la cárcel también ha sido objetivo de muchas luchas: Lxs presxs trabajan casi obligadxs (pues lo necesitan para conseguir beneficios penitenciarios) por un salario mísero (que ronda los 100-300 € al mes por 8 horas de trabajo diario) y sin ningún derecho sindical. De este trabajo se aprovechan multitud de empresas que comercializan después con estos productos. Las cárceles se convierten así en un negocio, negocio que trasciende a otros ámbitos como la privatización de las cárceles y constructoras (como el caso de Florentino Pérez) que se lucran a costa del sistema penitenciario. También denunciamos la permanencia de enfermos terminales en las cárceles, las malas condiciones de las cárceles de mujeres, etc. Estos puntos son los más aberrantes, pero, en general, nuestra lucha va dirigida al sistema carcelario en su totalidad, siendo una lucha más global que va más allá de la búsqueda de pequeñas reformas dispersas.

G.P.- Se da el caso de que hay presxs que están recluídxs por actos que van directamente contra los principios libertarios, como por ejemplo un nazi o un presx recluído por un caso de violencia machista. ¿Qué opináis del apoyo incondicional que parecen recibir lxs presxs por parte de la lucha anticarcelaria por el mero hecho de ser presxs?

A.- Desde una perspectiva anarquista, cuando hablamos de “acabar con las prisiones” lo englobamos dentro de un ámbito mucho mayor: luchamos por la creación de otra sociedad donde cambiarían un gran número de cosas, los conflictos se gestionarían de otro modo y se erradicarían los principales problemas que generan al delito y al delincuente. En realidad, no creo que actualmente exista ese “apoyo incondicional” a todo tipo de presxs, no apoyamos (ni dentro ni fuera de las cárceles) a violadores, chivatxs, fascistas, etc. Nosotrxs apoyamos a todx presx combativx dentro de la cárcel que denuncie todo lo que genera el sistema penitenciario, y es con ellxs con lxs que luchamos. Luego, como sucede fuera, también existen presxs que no participan en las movilizaciones, no se interesan por cambiar la situación actual y, por tanto, no tienen nada que ver con nuestras reivindicaciones y nuestra lucha.

G.P.- Por último, ¿hay algo que consideres importante y que no hayamos tratado en la entrevista?

A.- Me gustaría recalcar que el apoyo desde fuera, el hecho de que se siga un caso desde el exterior, es realmente importante. Distintxs presxs combativxs como Amadeu Casellas o Manuel Pinteño hacen hincapié a menudo en que, dentro de la cárcel, sólo consigues cosas cuando fuera tienes apoyo. Sólo así tienes realmente un soporte importante, puedes conseguir abogados que luchen contra tu aislamiento, etcétera. Desde fuera se pueden hacer muchas cosas, se pueden conseguir muchos logros que, aunque no sean espectaculares, son importantes y muchas veces cruciales para quienes están tras los muros. Es importante también difundir a la sociedad la situación en la que se encuentran los presos, conseguir sacar la información que nos mandan desde dentro, hacer llegar información de fuera al interior de las prisiones y conseguir así traspasar los muros para que la lucha se mantenga dentro y fuera del presidio.

 

Para terminar con ésta crónica, decir que vimos necesario estar allí, no sólo para dejar constancia de nuestra forma de ver el problema carcelario y para hacer una entrevista, contribuyendo así a dar difusión a quienes no tenemos voz. Vimos necesario asistir para apoyar a quienes en fechas tan señaladas se encuentran privadxs de su libertad, que es lo mismo que decir privados de sus vidas. Viendo la respuesta de lxs presxs, nos parece muy positivo el resultado, el objetivo fue conseguido, romper por unos instantes los muros de la prisión, aunque sólo fuese con nuestras voces. Transmitir un poco de calor a quienes están dentro, hacer un poco más llevadera toda esta injusticia y conseguir que ésta primera marcha, será el comienzo de un largo camino que hemos de emprender hasta el final.

¡¡Abajo los muros de todas las prisiones, viva la anarquía!!


Hubiera estado bien haber

Hubiera estado bien haber publicado antes aqui la convocatoria, posiblemente hubiera ido gente que por otros medios no se han enterado, como yo. Espero que para la proxima. Salud compañeros

La pasión por la libertad es más fuerte que todas las celdas.

opino lo mismo

Opino exactamente lo mismo que el comentario anterior. Ha sido agridulce enterarme de esta noticia, porque me hubiera encantado participar y no he encontrado información de la convocatoria hasta ahora.

Salud!

sobre la no publicacion

aupa compas! no se publico en internet ni carteleria por el hecho de que no se enterasen de que ibamos para alli.. pero si que se difundio ampliamente la realizacion de unas jornadas anticarcelarias un par de semanas antes que duraron 3 dias, y en las cuales se informo a lxs asistentes sobre la marcha, ademas de repartir cientos de panfletos con la convocatoria en diferentes lugares..
El problema es que parece que hoy en dia los unicos lazos que tenemos son electronicos, y que si no cuelgas una convocatoria en la red es como si no convocases, tenemos que recuperar los lazos en la calle, en las jornadas de difusion, en los centros sociales..
igualmente lo siento por lxs que no os enterasteis, fue una decision de quienes organizabamos el no publicarlo en la red.. salud!

mmm

desde nuestros propios muros y nuestras cotidianas prisiones, mi adhesión incondicional a este grupo de locas y locos que zarandean tan cuerdamente nuestras vidas con sus propuestas y acciones; os quiero, a lxs casi cuarenta